lunes, 8 de octubre de 2007

Mc Guevara o Ché Donald´s

Los chavistas que tienen cachifas; los que tienen 3 carros o más, entre ellos “un cacharrito del 2003”; los que tienen celular arrecho, de esos que traen cámara, emepetrés y habla pegao; los que beben güisqui del bueno en sitios de pinga sin regatear un coño; los que le regatean el vuelto a los periodiqueros; los que se tumban la comida del mercal y no les pasa nada; los que desde un autobús entregado a crédito, con miles de facilidades para su pago, por FONTUR, no aceptan el pasaje estudiantil; los que andan en su júmer cagaos de la risa; los que ni de verga ponen a los hijos en escuelas bolivarianas; los que los inscriben en la URBE; los que tienen un mollejero de años que no utilizan el transporte público; los que ni locos se meten en esa cola de mercal pa comprar 2 pollos solamente por persona; los que regalan las cosas que les sobran, que ya no sirven, que no les quedan o que simplemente son muy feas o pasadas de moda, y llaman a eso “compartir”; los que firmaron pero no asumen nada y lo evaden todo: me presionaron, me podían botar del trabajo, la mujer mía me dijo que si no, no me lo daba más…; los que viven en villas cerradas; los que conocen Los Roques y/o La Orchila sin haber pagado nada; los que no critican a nadie ni a nada “del gobierno” aunque se lo merezcan o se hayan pasado de maraca; los que están en el IPC; los que dicen: “nooo, lo que Chávez quiso decir fue que…” e interpretan exactamente lo contrario como si Chávez necesitara exégetas; los que tienen su copeyano por dentro y su adeco a flor de piel; los que dicen que vtv vIvE y tves son lo mejor que hay en televisión, pero tienen cable; los que agarraron de a 3 Quijotes, de a dos Miserables, toda la colocción del perro y la rata y no se han leído ni uno; los que sin haber leído la constitución bolivariana defienden la reforma creyendo que todo cambiará de manera que todo permanecerá igual; los que dicen que Lina Ron está loca; los que no han ido para Barrio Adentro ni de pacientes; los que te resuelven el pasaporte y/o los dólares de CADIVI previo módico pago; los que prefieren beber güisqui malo que ron bueno; los que buscan las monedas más pequeñas para los cuida carros, los drogadictos o enfermos con récipe en mano; los de la tendencia sambilista; los que en cualquier momento saltan la talanquera; los que no hacen nada porque este país del coño cambie…
Esos chavistas abundan. Este socialismo bolivariano está acabando con sus vidas. Porecitos. Todavía no son mayoría, pero su número aumenta proporcionalmente al precio del petróleo y algo me dice que ambos fenómenos están estrechamente relacionados. El portaviones Chávez se terminó por convertir en La Bandeja de Plata Chávez.
Yo, que soy chavista del ala extrema del ultra chavismo, a veces me pregunto lo mismo que algunos escuálidos del otro extremo: ¿será que Chávez sabe y no hace nada? Porque recordemos que el mismo Chávez dijo que a él no lo tenía engañado nadie. A mí me parece que la mejor prueba de que sí lo tienen engañado es que diga que no lo tienen.
Hoy, 8 de octubre, día del Ché, le dedicamos esta crónica que es exactamente lo que el hombre nuevo no debe hacer. Hay una canción de Kevin Johannsen, llamada “Mc Guevara o Ché Donald’s”. El que la quiera oír que me escriba un imeil y le retruco el emepetrés ipso facto.

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Cano dijo...

Estimados:

Creo en las palabras que abrazan la acción consecuente, coherente.
Se nos puede ir la vida en ello. Ojalá que no.
Muchas preguntas ante la veracidad de la denuncia que hacen.

Ni toquemos el tema ambiental ¿no?, qué pasaría en Venezuela si no existiera el general Sinkyoto, alias Martínez Mendoza,verbigracia.

Explicaciones llegarán sino las buscaremos en la necesidad y en el aliento de construcción que nos anima. Que otra cosa anhelar.

Desde mi humilde blog celebro este ejercicio de palabras que fuistiga tanto guabineo cotidiano, tanta modorra y verborrea "con olor a belmont".

Abrazos colectivos y sigamos desde la palabra potenciando asombros: he ahí el primer gesto de lo insólito.

Gracias por recordar a Ernesto, Ché!!

En clorofilazul ya aparecen como enlace. Siempre es bueno cuando la dicha llega!!!

Por cierto, el cano que insisitió e insistió y ladilló no soy yo, sé que lo saben. El blog clorofila para todos todos!!!

Que no muera la flor de la palabra.

normanclaret dijo...

¡Vergación! Manuel, esto es de los más ácido que se escribe desde la izquierda sin poses. Decir esas verdades que muchos queremos decir públicamente, así nos embarremos, sólo vos y José Roberto Duque -habrá otros que no conozco- tienen la desfachatez para decirlo por to'el medio del cañon.

Un abrazo.

verussita dijo...

Compadre...
Definitivamente es lo más lúcido que he leido en los últimos tiempos de revolución bolivariana... me haceís recordar cuando, después del Santa Inés, hablábamos hasta los codos de "La revolución dentro de la revolución"...
Gracias manuelo.
Verus

josejavierfranco dijo...

Leo y leo y siempre gozo una bola. Recuerdo, con tu lectura, a Renato Rodríguez, de quien dijo alguien sin nombre que parecía que plagiaba a Bryce Echenique (esto no es un alarde de lectura, con vos no puedo, sino una marrullería (nunca había escuchado esta palabra pero parece maracucha la coña e madre)). En fin, Alberto, ojalá no consigáis trabajo en Caracas y podáis seguir viviendo en la peladera de bola que tanto añoro, pa que sigáis leyendo a Bello y escibiendo. Un día, por pura nostalgia mía, esos escritos se convertirán en libros y no en bloges. Un grande abrazo, camarada