miércoles, 7 de mayo de 2008

canar seta

Hace algún tiempo atrás, sería por los años 2001 y 2002, se nos metió en la cabeza de un gupo heterogéneo la idea de hacer una televisora comunitaria en Maracaibo. La idea no era mala, lo demuestra el hecho de que aún, tantos años después, esté vigente, actual y despierte el debate en esta ciudad tan dormida. Nos reuníamos, en el mismo principio, en un apartamento que tenía Lolito en las cercanías de la facultad de ingeniería de la muy ilustre. Los iniciados en el proyecto éramos José Luis Méndez, Alexánder Hernández, Alejandro Boscán, Daniel Rojas y el legendario Compita, menos conocido como Rafael Morales, su verdadero nombre y, este humilde servidor. Con el tiempo se fue sumando más gente y tuvimos que buscar otro sitio para planear lo de la televisora chavista en un estado escuálido. El sitio resultó ser a la final, como casi todo lo que pasa en Maracaibo, Capirugente durante su etapa del cine Andes, en la 13 con la 89E. Todos los sábados, religiosamente nos reuníamos para tratar de darle forma al proyecto del canal, que todavía no se llemaba seta, en Capirugente. Algunas personas más se fueron sumando al proyecto y las reuniones se hacían cada vez más variopintas. Incluso, seres que casi que son curiosidades antropológicas como Juancho la Rosa, Eduardo Lugo, Heidi Domínguez e Imarú Parra se metieron en la cosa. Llegamos a tener como invitados a los muchachos de Catia TV en una especie de taller inolvidable por lo mucho que aprendimos (sobre todo lo muchísimo que aprendió gente de Catia TV).

El tiempo pasaba y no íbamos más allá de lo declarativo y lo teórico, eso debido a mi entender, a que había mucho egresado universitario clase media en el proyecto. Así que en esa inactividad se fueron creando tendencias: unos, más anarcos, queríamos salir al aire lo más pronto posible y no esperar el papeleo burocrático de conatel (que es una ladilla) y, los oficialistas que pensaban que sin todos y cada uno de los recaudos no se podía transmitir ni la temperatura. La tendencia de “salir ya” se reunía en el apartamento de Ruth Jiménez y la del “ya va” en alguno de los inmuebles de Lolito. El tiempo seguía pasando y nada…

En una oportunidad conseguimos una reunión en Conatel en la mismísima Caracas. Allá fuimos a dar Lolito, Alejandro Boscán, Juancho, mi compadre Withfáther, el Compita y, Antonio Aguillón que estaba recién mudado en la ciudad capital. En ese entonces, entre la gente de conatel nos atendió un funcionario llamado Saturno o Júpiter, lo juro que es verdad, tengo testigos. Este señor nos decía que no se nos ocurriera salir sin los permisos respectivos, pero a la vez nos picaba el ojo y nos pegaba con el codo en actitud de complicidad, cosa que tomamos como un apoyo a salir sin papeles y ya. Se parecía un poco a Laura en América cuando les decía por el micrófono a los que se estaban coñaciando que no peliaran mientras le hacía señas a los gorilas para que no las separaran. Júpiter también reconocía que el papeleo era muy complicado, que parecía planeado para no ayudar a nadie a nada y, que si no fuera porque era funcionario de conatel, nos hubiera recomendado que saliéramos de una buena vez. En fin, lo que le faltó fue decirnos que le echáramos bolas y saliéramos así. A algunos nos dio la impresión de que la reunión estaba siendo grabada y por eso no nos lo dijeron. Todo terminó entre apretones de mano, augurios, buenos deseos y los de conatel se pusieron a la orden pa lo que fuera.

En ese viaje a la capital ocurrieron dos incidentes muy parecidos y dignos de contar. Después de la reunión en Conatel Aguillón nos invitó a una tasca, según él, comunista. Ahí celebramos los resultados de la reunión entre cervezas regionales de a tercio, que son las que se consiguen en Caracas. No sé si la tasca era en verdad comunista, pero había un poco de viejos cantando el Bella Ciao y canciones de Quilapayún. Nos acercamos y Aguillón nos presentó. Acto seguido los vetustos camaradas empezaron a entonar las gloriosas notas de la Internacional. “Arriba los pobres del mundo de pie los esclavos sin pan y gritemos todos unidos viva la internacional. Removamos todas las ramas que impiden nuestro bien cambiemos el mundo de fase un viento al imperio burgués”, precisamente en la parte del “viento al imperio burgués”, una putrefacción propia de un peo hediondo, macerado y añejado en el intestino grueso, de un viento capaz de tumbar cualquier imperio se hizo presente. Alguno de los cantantes dijo, “Camaradas, me van a perdonar, pero alguien se tronó un peo…” Todos con las manos en la boca corrimos despavoridos en confusión. Ese fue el apestoso final de tan comunista y musical velada que pretendía coronar una jornada heroica en Conatel.

Al día siguiente estábamos invitados a almorzar en el apartamento de Dayán y Aguillón y yo iba a cocinar. Me esmeré en una salsa para una pasta que debía quedar lo que se llama buena y ser recordada por siglos. En esta oportunidad estaban invitados un profesor de la central llamado Luis Palencia y su señora esposa. Ahí se repitió lo del peo. Solo que esta vez el autor esperó a comerse todo el plato para no interrumpir la degustación. Todos huimos al balcón del fétido aroma y nadie alabó la salsa que con tanto amor y dedicación mis manos hechas para la poesía habían preparado.

Tras estos incidentes mi compadre Withfáther y Juancho empezaron a echarle la culpa a Lolito. Le endilgaban sin ninguna prueba la autoría material e intelectual del enológico incidente. Como a mí hay que mostrarme los pelos del burro y matarme el piojo en la cabeza, solo lograron que me riera de lo lindo de los chistes creados en base al peo de, según ellos, Lolito. Advierto que nunca le di crédito a esa versión, pero años después me lograron convencer con unos argumentos demoledores, que si bien no demostraban nada, cubrían con un manto de duda tan fuerte como el vaho apestoso de los peos. Recuerdo que alguien dijo que el peo era tan hediondo y denso que se hubieran podido tomar muestras de ADN.

En una oportunidad, no recuerdo por qué razón, no nos pudimos reunir en Capirugente, así que lo hicimos en la casa en la que yo vivía en ese entonces. El sitio estaba cerca de la casa de Alejandro Boscán, que tenía un súper ventilador utilísimo en una reunión como la que tendríamos en un sitio como el que había. Mi compadre Withfáther y yo estábamos planeando tratar de hablar con el padre Márquez, acusado en ese tiempo de pedofilia, a nombre de canal seta. A Boscán como que no le gustó mucho el asunto y empezó a preguntar que quién nos había autorizado, que cómo era eso, así que le respondí con una de las mías. Alejandro se puso arrechísimo y empezó a ¡gritarme en mi propia casa! Su respuesta fue desproporcionada por lo violenta, lo reconocieron todos. Desenchufó el ventilador con toda la intención de llevárselo y dejarnos cagados de calor: Maracaibo suele ser muy caliente y húmedo. En ese momento intervino la providencia a través de Lolito, que fue el único que se atrevió a dirigirle la palabra por lo engorilao que estaba Boscán. Lo cierto es que el ventilador se quedó, Alejandro se fue y Lolito le llevó una vez terminada la reunión el ventilador en el carro. El pobre Alejandro se lo había llevado a pie por toda Cecilio Acosta.

Otra vez Lolito insistió en hacer una “lluvia de ideas” (a mí no me gusta ni la lluvia ni las ideas, así que no me agradó mucho la terapia) para la hipotética parrilla de canal seta. Una de las ideas ahí llovida fue presentada por Lolito como de su propia cosecha en una reunión que tuvo en el canal ocho.

Creo haber nombrado a Reinaldo en otra crónica de manera muy cruda pero siempre apegado a la verdad. Él también perteneció a canal seta, en una oportunidad llegó a decir que mi compadre Withfáther y yo lo emborrachamos para hacerlo decir no sé qué cosas que él no quería decir. Otra raya para ese tigre es que firmó actas de reuniones ficticias “realizadas” por canal seta en las que además no estuvo presente. Avala con su firma un acto que no hubo.

En Caracas mucha gente seria e informada cree que canal seta se ve. Que en Maracaibo uno prende su tele y zas, canal seta con su excelente programación comunitaria. Cuando uno les comunica a los caraqueños que eso no es así, que el tal canal es un invento que vive en la fantasía de los empleados de vive, ponen una cara de no entender que es, como diría Puche, un poema. Ellos piensan que canal seta no sólo existe sino que además sale una hora o hasta dos, pero todos los días, eso sí. El mojón y la mentira desplegados en Caracas por los personeros de canal seta alcanzan límites asombrosos.

Una vez hablé con un pana que es lo que llaman artista plástico pa que diseñara unas chapas o carnéts. El chamo se inspiró, parece que se fumó una vaina buena y, con una foto de un ruta seis diseñó magistralmente el encargo. De más está decir que las chapas estaban bellas. Los lolitos (así llamábamos de manera jocosa a Lolito y sus seguidores) se opusieron a la idea de tener un carnet que nos identificara. De una manera más desproporcionada que la empleada por Boscán se ensañaron contra la idea de hacer una chapa. Por esa güevonaíta hicieron un gran escándalo. Cada vez que queríamos actuar en pro de la salida al aire del canal, de producir algo habían gran verguero y arrecheras. Pero el escándalo más bobo de todos los que vi en esa pretérita época fue el de nuestro Ecpai. Para los que llegaron tarde o no han sido contactados por los simpáticos muchachos de canal seta explico lo que es un Ecpai: es el acrónimo de Equipo Comunitario de Producción Audiovisual Independiente. La televisora comunitaria debe fomentar se creación y desarrollo, o por lo menos eso es lo que dice la ley. Bueno, resulta que Juancho, mi compadre Withfáther y yo teníamos un Ecpai que iba a participar en el proyecto de canal seta: el ecpai guirl.

Una cuestión tan intrascendente como lo debería ser el nombre genera, en este caso, odios unilaterales irreconciliables. Esa actitud y la sensación de que no había voluntad para echar las cosas a andar nos alejaron del proyecto. No quiero decir que abandonáramos el proyecto, simplemente nos hicimos a un lado para ver el desastre que armaban los lolitos.

Trabajar con los Lolitos siempre fue difícil por la actitud de odio gratuito que mantuvieron en todo momento. Esa hostilidad y esa traición omnipresente no fueron suficiente para hacernos desistir: proponíamos algo y lo rechazaban; se presentaba una idea y se la robaban; realizábamos un trabajo y se descalificaba... todos esos elementos fueron los que me llevaron con el tiempo a darle crédito a las teorías de mi compadre Withfáther y Juancho sobre el peo de Lolito. Tenía que ser verdad. Fue lo único que le faltó para sabotear nuestra participación en el proyecto de televisión comunitaria.

Pero no lo lograron y eso está más vivo que nunca. Lo que antes eran los lolitos ahora son “los carmonos”, pero de eso hablaré luego cuando recopile más brollos y chismes.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

verga no se a quien te referís con lo de "los lolitos" pero el cuento que a mi me han contado es que juancho, daniel rojas y vos se la pasaban hablando guevonas del proyecto y conatel no lo aprobaba... incluso que "lolito" tuvo que ofrecerle coñazos a juancho en un avión para que dejara la guevona y que alejandro, que trabaja en conatel, le puso trabas al proyecto por puro joder y que si ahora quieren volver es porque el gobierno le aprobó un verguero de millones al canar seta como lo llamaís vos... a todas estas, sea vuestra versión la cierta o la que a mi particularmente me habían contado, la ciudad sigue sin canal de television comunitaria que bastante farta que hace, que muchas vainas buenas y bonitas se podrían hacer, que es mucho lo que pueden aportar si trabajaran unidos, deberían considerar eso

alberto carlos bustos dijo...

no acostumbro responder los comentarios de anónimos, pero no aguanté la tentación de empezar un comentario con la trillada frase de "No acostumbro reponder los comentarios de anónimos", acto seguido huyo al otro párrafo con mi conocido artilugio de saltar pal otro párrafo.
ahora respondo: los lolitos eran, aparte de lolito, sus seguidores. claro, esta es una vaina muy subjetiva, así que por lolitos pasarían mi comadre veru, eduardo lugo o sergio arria: todo depende. "hay hombres que mienten un día y son buenos, hay otros que ladillan un año y son buenos, hay los que rejoden muchos años y son muy buenos, pero están los que sabotean y mienten toda la vida: ésos son los lolitos"
eso del "cuento que a mí me han contado" no vale. en mi crónica, que no cuento, digo nombres, apellidos, lugares y fechas, así que contra esos detalles no hay el "cuento que a mí me contaron".
el proyecto se podía sacar sin permisos de conatel pero los lolitos no quisieron y actuaron en contra de salir al aire siempre.
lolito y juancho ofreciéndose coñazos en un avión... me lo imagino y me cago de la risa. esos dos obesos y mediocres personajes insultándose recíprocamente a 50.000 pies de altura. pregunté sobre ese incidente desconocido para mí hasta ahora y me dijeron que sí había sido cierto. me parece que se ofrecieron coñazos entre ellos porque son unos bocones, cagaos y se conocen: sabían que ninguno de los dos iba a echar palante.
con canar seta hay que hacer algo, lo que sea, pero sin el equipo que utilizó y/o utiliza el proyecto para cosas personales y ha impedido, además, que la señal salga. el proyecto es muy grande y se deberían seguir los pasos legales, no autoimponerse y decretar remociones de cargos encapillaos: por eso les dicen ahora los carmonos, por emular impúdicamente a carmona estanga.
estoy de acuerdo en hacer una asamblea de ciudadanos y que de ahí salga la directiva de canar seta.
me alegra que no haya duda con la teoría del peo, parece cierta aunque sin pruebas.
me entristece un poco que el anónimo justiciero no hablara de lo del nombre, de la censura previa y otras prácticas de canar seta. nuestro ecpai, el ecpai-guirl sigue. eso es lo único que queremos de canar seta: producir y hacer un programa no controlar la estación.
pero de eso escribiré luego, pero pronto.

Anónimo dijo...

señor Bustos por ahora no me queda otra que el anonimato porque, sin ninguna verguenza, le digo que yo cuido mi bozal de arepa, es una cosa vil pero el hambre duele más... así somos los lumpe... pero justiciero no soy, en todo caso, tronco de brollero, entendiendo que un brollo no es una mentira o calumnia sino la vida de otros contada por uno en todos sus detalles, sobre todo en esos detalles que el susodicho no quiere que se sepan... por eso leo su cronica religiosamente y no pongo en duda su teoría, deductivamente sustentada, apodictica, de las flatulencias de "lolito"
sobre "canar seta" ¿por qué lo llama asi?... cuentelo todo... sobre la censura no ha de extrañar a alguien... dale un poquito de poder a alguien o hasle creer que tiene poder y se volverá un tirano...
hay dos cosas confirmables que se apuntan a su favor... efectivamente el canal no está al aire, aun cuando está habilitado y cuenta con equipos según me han contado... segundo, cuales son los mecanismos de participación al parecer son un secreto muy bien guardado
que este usted muy bien...

Anónimo dijo...

señor Bustos por ahora no me queda otra que el anonimato porque, sin ninguna verguenza, le digo que yo cuido mi bozal de arepa, es una cosa vil pero el hambre duele más... así somos los lumpe... pero justiciero no soy, en todo caso, tronco de brollero, entendiendo que un brollo no es una mentira o calumnia sino la vida de otros contada por uno en todos sus detalles, sobre todo en esos detalles que el susodicho no quiere que se sepan... por eso leo su cronica religiosamente y no pongo en duda su teoría, deductivamente sustentada, apodictica, de las flatulencias de "lolito"
sobre "canar seta" ¿por qué lo llama asi?... cuentelo todo... sobre la censura no ha de extrañar a alguien... dale un poquito de poder a alguien o hasle creer que tiene poder y se volverá un tirano...
hay dos cosas confirmables que se apuntan a su favor... efectivamente el canal no está al aire, aun cuando está habilitado y cuenta con equipos según me han contado... segundo, cuales son los mecanismos de participación al parecer son un secreto muy bien guardado
que este usted muy bien...

jomarf dijo...

yo soy productor independiente y quiero al igual que muchos participar en el famoso por su laaarga trayectoria "sin senal" Canar seta, no se nada del peo, conozco a muchos personajes involucrados y se que varios de esos han llevado la política comunicacional fracasada de este estado, que han tenido recursos, horas al aire, fuerza comunicacional y somos el estado con la peor política comunicacional de Venezuela y además el de el gobernador escuálido y golpista, si se abre esta puerta de expresión para nosotros lo PNI comprometidos y con ganas de echarle bolas se que podemos convertir ese canal en un canal visto, no como vive y Tves, que solo lo ven los que hacen los programas, además de sus directivos (cuando están aburridos, porque en ni en sus oficinas se sintonizan.) con el respeo a estos.
Gracias por el espacio, espero respuestas.

Anónimo dijo...

¡Vergación compadre! (y disculpe el eufemismo), entré en su blog, que debo confesar lo había abandonado -pero ya veo que no tanto como usted-, e inmediatamente entorneeeé la vista para descubrir algo insólito UN CONTADOR, ¡A verga! y ¿Cuál es la sorpresa? Soy el visitante nº 14, tal como me hube de contar la anterior vez.
Bueno salud y saludos.

cachalote.-

Anónimo dijo...

Sr.Mardito, acá ando desvelá leyendo tus crónicas.
Qué vaina tan guena, fresca ,lúcida, irónica.
Sigue publicando tus mardiciones, en un futuro, sé podrán convertir en libro que, de seguro, querré tener en mi biblioteca.
Un saludo!

Anónimo dijo...

Estimado Sr.solo deseo referirme a un punto de su escrito,y es especificamente,cuando menciona lo referente a su idea de una televisora comunitaria.Yo no se si es que usted como tantos otros,tienen una confusión de origen,o si los confundieron otras personas,sobre los medios comunitarios.
Usted dice que se le ocurrió instalar una televisora comunitaria chavista en un estado escúalido,NO mi estimado los medios comunitarios no responden,o no deben ser con fines políticos como lo han hecho en Venezuela.Un medio comunitario,debe ser apolítico y responder a todos los integrantes de una comunidad.
Creo que hay mucha gente que ha sido confundida con unos medios supuestamente comunitarios,y que son de proselitismo político.
Ojalá un día tengamos verdaderos medios comunitarios,ese día si tendremos una verdadera democracia en nuestro país.

viendoavé dijo...

Me encanta el nombre de la Ecpai "guirl". No importa cuándo, espero no morir sin ver un programita que me ayude a reir y ser feliz, ¡"apolítica"-mente claro! Jajajajajjaajaja