domingo, 17 de febrero de 2008

Er perro y la rata





Es muy jodido tratar de acusarme de xenófobo o racista. Viví durante 10 años en el extranjero y fui víctima del racismo casi a diario, así que el peo que tengo con el señor Farruco VI es de otra índole. Creo que hay dos ministerios que no se pueden dejar en manos de extranjeros: el de la defensa y el de la cultura. En una disyuntiva hipotética, preferiría que el de defensa estuviera dirigido por un foráneo antes que el de cultura. Desgraciadamente en nuestro país no es así y eso puede explicar el fracaso de la (indi)gestión cultural del gobierno.

El fracaso en lo que a políticas culturales no es nada comparado con el mojón que el gallego del gabinete le tiene metido a todo el mundo. Me refiero a la mentira con respecto al perro y la rana. No quiero especular sobre la cantidad de títulos o de ejemplares que en realidad se editan en nuestro país, ni elucubrar sobre los derechos de autor que pagan, ni siquiera ahondar en los precios que tienen algunos libros (verga, no me aguanto: la obra completa de Miguel James vale 40 bolos fuertes y el poeta está en la indigencia), mucho menos en preguntar por qué se editan unos libros sí y otros no.
El mojón principal con respecto a el perro y la rana (le debieron haber puesto “The dog and the frog” pa que fuera un mojón rimado) tiene que ver con su nombre mismo. El mentirosillo de Farruquín anda parriba y pabajo con el cuento de que el origen del nombre es ¡un petroglifo! Según él, milenario. El mojón es tan creíble que en estos días conocí a un carajo bien de pinga, muy inteligente y culto (no diré su nombre para no someterlo al escarnio ciberespácico), que sostiene y discute que es verdad. Hasta llegué a sospechar que el individuo en cuestión trabaja para The dog & the frog, sospecha que no he confirmado ni puedo descartar.
La ociosidad y la odiosidad que me caracterizan me llevaron a investigar entre entendidos en la materia, y tanto Lenín Ivánovich Parra como Cano Cifuentes, autoridades indiscutibles en el tema, confirmaron mi hipótesis: en el territorio venezolano en el que actualmente hay petroglifos no habían perros antes de la llegada de los españoles. Recordé al héroe de la resistencia indígena Tamanaco destrozado por un perro, a los aztecas e incas huyendo despavoridos y bastantes cagados perseguidos y diezmados por perros furiosos.
Como la tendencia ahora es criticar proponiendo, propongo cambiarle el nombre a esa verga. Se me ocurrió buscar otro animalito, importado también, que fuera una plaga tan arrecha como lo fue el perro entre los indígenas. También quería mantener el ritmo del nombre pa que no se notara mucho el cambio. Propongo entonces, llamar a la tal editorial “El perro y la rata”.
Para despedirme quisiera agradecer a las 14 personas que leen el blog, lo mucho que me ladillaron para que volviera a publicar cualquier güevonada en él. Más que ladilla era un reclamo que me levantó el ego en determinados momentos de depresión y de frustración por lo del desempleo y el haber tenido que irme de mi Maracaibo florido (separándome geográficamente de mi hijo Guaicaipuro) en busca de empleo. De verdad, ociosos de la verga, muchas gracias.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Verga seremos XVI, pero fieles
Salud!

Cachalote-.

Anónimo dijo...

¡Al fin, "más feo y me mato"!
Espera y espera y ya me estaba desesperando. Entra que entra, y nada que el tipo escribe.
Nuestro Maracaibo "flordido" sigue en el mismo sitio. Lo de su hijo lo entiendo, cómo no.
Y digo como Cachalote: "seremos XVI, pero fieles".
Se le lee,

Berta

Arelys dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
cano dijo...

Estás en lo cierto manolo.

Que vaina con los perros que nunca estuvieron labrados en piedra por mano indígena alguna!!!

Por cierto, aprovecho el comentario para saber si te ha llegado ese grafiti que fotografié en la vía hacia la UBV y que con mucha fe te envié vía imeil!!!

Quiera Alá que si!!!
¿Escribimos algo "al alimón"?
¿Lo querrá y permitirá Alberto Carlos Bustos??Decile a ver y yo estoy presto como Urdaneta, el Brillante, para iniciar la gesta, sin con dos hombres basta!!!

Por cierto: te debo las fotos de la ciudad de Sucre, en Bolivia y unos datos de Eduardo Galeano (tomado de Memorias del Fuego) sobre Bolívar, y el "rizqueano" Miranda. Son inmensamente interesantes.

Seguimos leyendo... escribe que algo queda!!!

Cano el canólogo!!! jejejeje!!!

Anónimo dijo...

que sería de nosotros sin la ociosidad... "ocioso", luego existo... por cierto, en el fulano petroglifo lo que aparece es un cunaguaro, pero ya vos sabeis como son los "gallegos".... a lo mejor la confusión le vino por el libro aquel que ganó un rómulo gallego LOS PERROS DEL PARAISO... se sabe del perro andalus pero del perro gallego no había yo oído hablar...

del carajo

José Javier León dijo...

XVII. Pa seguir con la cuenta.

Nikolai Benav dijo...

XVIII y vas bien..... saludos...